Página 1 de 4 123 ... ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 30 de 103

Tema: Lesiones en la pierna y pie

  1. #1
    Fecha de ingreso
    10 jun, 01
    Ubicación
    , , .
    Mensajes
    8.133

    Lesiones en la pierna y pie

    GEMELOS Y SÓLEO

    Existen programas de entrenamientos específicos que permiten desarrollar grupos musculares con el objeto de mejorar su rendimiento, aumentar su resistencia y por lo tanto evitar las lesiones. Fortaleciendo gemelos, se pueden evitar muchos problemas en el corredor.

    Dentro de los grupos musculares, el más relacionado con nuestra especialidad es el tríceps sural, pues además de ejercer su acción específica que es la flexión plantar (ponerse de puntillas) y de la rodilla (menos importante),posee una acción hemocinética importante , a tal punto que se lo denomina Corazón muscular periférico o también bomba muscular aspirante-impelente.

    El tríceps sural está compuesto por el músculo gemelo interno, externo y el soleo.
    Son un grupo muscular muy fuerte y resistente que participa en casi todas las actividades deportivas donde los miembros inferiores se encuentren involucrados.

    Existen numerosos ejercicios que hacen trabajar específicamente estos músculos. Casi todos ellos ponen en acción a ambos músculos simultáneamente.

    A pesar de todo ello si la rodilla está flexionada los ejercicios actuarán mas sobre el soleo, mientras que si se encuentra extendida lo hará más sobre el gemelo.

    Un mal desarrollo de esta musculatura predispone a la aparición de los denominados Síndromes congestivos de las pantorrillas, produciendo menor resistencia y por lo tanto una fatiga muscular precoz dando como resultado la aparición de los síntomas clásicos de congestión: pesadez, calambres, edema, etc., pudiendo en algunos casos llegar a las temibles lesiones, principalmente el desgarro fibrilar o fascicular.

    No olvidéis que CORRER CON LESIÓN, AGRAVA LA LESIÓN (curaos bien, esperar unos días y en un espacio de tiempo mínimo volveréis a estar en forma ).Dejaos guiar por vuestro fisio.

    El sóleo es generalmente el causante del dolor de la parte interna de la pantorrilla.
    Si eres un corredor con los músculos de la pantorrilla- sóleo y gemelos- cortos, apretados y poco flexibles, tendrás menos capacidad para controlar el estrés acumulado o un tirón repentino en la pierna. El sóleo se tensará y provocará dolor.

    Para prevenir la lesión de la pantorrilla interna haz ejercicios de estiramiento, en este caso de flexión contra la pared con las plantas de los pies completamente apoyadas sobre el suelo, e inclinando levemente hacia abajo una rodilla, así 5 segundos y repites con la otra pierna. Y de los gemelos

    Aquí, de forma más clara, con este esquema que viene a representar más o menos el sistema de palanca, la acción del peso y la fuerza del músculo en cuestión.

    Al estirar gemelos procurad hacerlo como indica la imagen.

    Aquí tenéis otra imagen igual.

    Es tan difícil a veces estirar, que realizar un ejercicio bien hecho requiere de toda una técnica para un simple estiramiento de gemelos o sóleos, y si no a las pruebas me remito

    Ah, y cuidado con este, demasiado estresante para la inserción del Aquiles en el calcáneo.

    Por último, repito lo que dije más arriba, a veces una cuña o talonera, puede evitar que sufra no sólo el músculo, sino que el problema se traslade al tendón de Aquiles.

    Rotura fibrilar en el gemelo

    Una rotura fibrilar es una lesión no muy grave en la que se afectan las fibras que forman el vientre muscular. La gravedad de la lesión dependerá del numero de fibras afectadas, pudiendo llegar a la rotura total del músculo. Este tipo de lesión se puede producir por una contusión o durante un esfuerzo muscular explosivo en un periodo corto de tiempo (distracción). Durante una carrera es difícil provocar una rotura por contusión, pero sí que se puede producir por distracción, debido a una fuerza intrínseca que el corredor genera en sus propios músculos.

    Los factores más importantes que contribuyen a una rotura muscular son:

    Mala preparación muscular (entrenamiento deficiente o mal calentamiento).
    Músculo débil debido a antiguas lesiones mal recuperadas.
    Músculo sobrecargado o fatigado.
    Músculos tensos (no permiten amplitud total del movimiento).
    Músculos fríos debido a la temperatura (son menos contráctiles).
    Normalmente las roturas fibrilares ocurren cuando la demanda sobre un músculo excede su fuerza innata, por ejemplo en paradas bruscas, en deceleraciones, aceleraciones rápidas o la combinación de deceleración y aceleración al girar, saltar etc...

    Cuando la rotura no supera el 5% de las fibras musculares, no existe una gran perdida de fuerza o limitación del movimiento, pero si que habrá un dolor alrededor del área de lesión con cierto mal estar. Con un desgarro mayor del 5% de las fibras, aumenta bastante el dolor al intentar contraer el músculo. Con la rotura total existe impotencia funcional.

    El corredor cuando sufre una rotura parcial o total lo percibe, pero a veces si es una rotura fibrilar leve sigue con la actividad pudiendo agravar la lesión. Normalmente se siente un dolor punzante y localizado que tiene que ser señal de alarma debiendo parar la actividad. Cuando la rotura es grave se suele oír un chasquido característico de rotura muscular. Si palpamos la zona afectada, muchas veces se percibe un defecto en el músculo (rotura parcial). En el músculo totalmente roto se ve la lesión en todo el vientre muscular y normalmente se produce una "agrupación" formando una masa muscular dura y visible. En la mayoría de los casos suele percibirse un hematoma como consecuencia de la hemorragia interna muscular.

    Una rotura fibrilar suele tardar unas tres semanas en curarse siempre y cuando la zona afectada no haga sobre esfuerzos. Cuando la rotura es muy grave es necesaria la intervención quirúrgica. Siempre que suframos algún tipo de rotura fibrilar, debemos ser evaluados lo antes posible por un médico para diagnosticar la gravedad de la lesión y llevar a cabo el tratamiento oportuno.

    Así que, que se lo piense antes de hacer este tratamiento, ya que hay otros menos sofisticados que también le pueden arreglar el cuerpo.

    Rotura parcial: inmovilización, hielo las primeras 48-72 horas, antiinflamatorios, después láser de baja frecuencia en zona de rotura y ultrasonido zona de contractura (arriba y abajo de la lesión), termoterapia, masaje de conjunción muscular suave e indoloro, tape (vendaje funcional) para unir fibras, musculación isométrica indolora. Comenzar con ejercicios de "streching" (contraer - relajar - estirar - relajar) cuando al realizarlo no produzca dolor. Se calcula que el tiempo aproximado de recuperación en circunstancias normales va de 3 a 5 semanas, siempre con reposo deportivo o laboral las primeras 2-3 semanas.

    Si hay una extensión importante el masaje está, de entrada, contraindicado.
    En los dos o tres primeros días aplicamos frío y compresión con reposo, que puede llegar hasta una semana o dos.

    Si la cosa es más grave, habrá que recurrir a la cirugía.

    Lo más importante es valorar la lesión, pues si hay gran separación de los cabos lesionados o extremos del músculo afectado el tratamiento conservador tendrá poco éxito y habremos de recurrir a la cirugía, pues la cicatrización muscular puede no estar garantizada y, de no sospechar esta situación y actuar rápido, las secuelas podrían ser importantes.

    Calambres:

    Contracción espontánea e involuntaria que afecta a un músculo o grupo muscular, consecuencia de desequilibrios en las sales de los fluidos que rodean los tejidos musculares.

    Se suelen acompañar de dolor e impotencia funcional, a veces total, y se dan sobre todo en entrenamientos intensos o en competiciones; pero en tu caso puede estar relacionado con la lesión que tuviste.

    Se explican estos casos por un fallo en la extracción del calcio de la fibra muscular que impediría al músculo relajarse, quedando éste agarrotado y no pudiendo realizar adecuadamente la siguiente fase de contracción.

    Todo el mundo ha experimentado, una u otra vez, calambres musculares. Normalmente se producen durante la noche, después de un día de una actividad anormalmente intensa; menos a menudo se producen durante el día, con el ejercicio.

    Un movimiento inquieto o estiramiento cualquiera producirá una contracción dura de un músculo (más frecuentemente del pie o pierna) que no puede relajarse voluntariamente. El músculo está visible y palpablemente duro y doloroso, distinguiéndose fácilmente de una experiencia sensorial ilusoria de calambre doloroso sin o con poca contracción, como en la claudicación intermitente y en ciertas enfermedades del nervio periférico.

    El masaje y estiramiento vigoroso del músculo con calambre harán que ceda el espasmo aunque, durante algún tiempo, el músculo permanece excitable y propenso a calambres recurrentes. Puede preceder y seguir al calambre una fasciculación visible, que indica una excesiva excitabilidad de la neurona motora que inerva el músculo.

    Si los calambres de transforman en "dolor agudo" y siempre en la misma zona, pensamos en una lesión muscular "con mayúsculas": contractura, tirón o distensión y rotura fibrilar.

    El tratamiento, en caso de confirmarse los calambres, sería:

    Aplicar calor húmedo en la zona
    Estiramientos adecuados y suavemente progresivos
    Baños calientes (añadir sal gorda o sales de baño)
    Masaje calmante (afloramientos, amansamientos suaves y vaciados venosos)
    Complementar la dieta con aporte vitamínico (plátanos. naranjas)..., agua en abundancia y sales.



  2. #2
    Fecha de ingreso
    10 jun, 01
    Ubicación
    , , .
    Mensajes
    8.133
    Tendinitis de los peroneos


    Los problemas de los tendones peroneos se presentan como un dolor lateral en el retropié o dolor por debajo del mediopié. Puede localizarse con precisión en el punto donde el peroneo lateral largo se incurva por debajo del pie. Otra presentación es con dolor, tumefacción y a veces resalte o clara luxación de los tendones detrás del maléolo lateral. Los pacientes con inestabilidad de los peroneos pueden quejarse de fallo del tobillo.

    La marcha, si está afectada, tiende a ser antiálgica. Puede haber tumefacción a nivel del retropié lateral. Ocasionalmente los tendones peroneos están claramente luxados de su posición tras el maléolo o esta luxación puede ser provocada por el paciente.

    Palpar los músculos y tendones en toda su longitud, buscando inflamación, defectos, sensibilidad y sinovitis. La sinovitis postmaleolar puede producir resaltes o crepitación a la palpación. Puede ser posible dislocar los peroneos, especialmente con el pie en dorsiflexión/eversión. Palpar cuidadosamente la tróclea peronea y el peroneo lateral largo en su trayecto bajo el pie dado que son zonas frecuentes de problemas tendinosos.

    La exploración de la eversión tanto activa como contra resistencia ofrece una estimación de la integridad de los peroneos, pero pueden darse defectos tendinosos significativos sin debilidad palpable. La incapacidad de flexionar plantarmente el primer metatarsiano es típica de la rotura del peroneo lateral largo pero es difícil de probar por que el flexor largo del hallux puede compensarlo. Debe recordarse comprobar la integridad del retináculo de los peroneos intentando luxar los tendones con el tobillo en flexión dorsal y el pie en eversión.

    Probar la eversión, tanto activa como resistida proporciona una estimación de la fuerza de los peroneos. Se puede ver , aunque un poco oscuro, aquí

    La contractura de los peroneos (la imagen es del peroneo corto) no se observa a menudo pero produce una eversión fija del retropié y una flexión plantar del primer radio. Se ha descrito el "espasmo peroneo" como una característica de la coalición tarsiana pero los músculos están generalmente contraídos de forma secundaria al valgo del retropié más que sufrir un verdadero espasmo.

    En la tendinitis de los peroneos laterales, el dolor es justo detrás del maléolo peroneal, producido principalmente tras entrenos intensos en terrenos irregulares
    Se dan en deportes como la carrera, el ciclismo o el patinaje y que no se asocian tan sólo a un exceso de trabajo, sino también a problemas estáticos o a una compresión excesiva por parte del calzado deportivo.

    El tratamiento debe ser precoz para evitar la aparición de adherencias y estenosis. Cura en 15-30 días, después de reposo, hielo, y plantilla con refuerzo de la bóveda plantar.

    Estiramiento: Sentado en el suelo con una pierna flexionada apoyando el talón en la parte interna del muslo de la otra pierna. La otra pierna estirada.
    Inclinar el tronco hacia delante para coger el pie de la pierna estirada y llevarlo en inversión (empujar el pie hacia dentro).

    Taping aplicado a los esguinces de los ligamentos laterales del tobillo.

    Masaje: Como indica la imagen.

  3. #3
    Fecha de ingreso
    10 jun, 01
    Ubicación
    , , .
    Mensajes
    8.133
    Lesiones musculares de la tibia

    El dolor muscular sobre la espinilla se debe a la lesión de los músculos de la tibia.
    La causa habitual es un esfuerzo prolongado y repetido sobre la parte inferior de la pierna. Dos grupos musculares de la tibia son propensos a este tipo de dolor. La localización del mismo depende del grupo afectado.

    EL DOLOR ANTEROLATERAL

    Afecta a los músculos de la parte frontal (anterior) y externa (lateral) de la tibia. Este tipo de lesión es el resultado de un desequilibrio natural en el tamaño de los músculos opuestos. Los músculos anteriores de la pierna mantienen el antepié en alto y los músculos más largos y más fuertes de la pantorrilla (posteriores) bajan el pie cada vez que el talón toca el suelo al caminar o correr. Los músculos de la pantorrilla ejercen tanta fuerza que pueden lesionar los músculos de la parte anterior de la pierna.

    El síntoma principal del calambre anterolateral es el dolor en la cara frontal y externa de la tibia. Al principio, el dolor se siente sólo inmediatamente después de que el talón toca con fuerza el suelo durante la carrera. Si la carrera continúa, el dolor aparece a cada paso, volviéndose finalmente constante. Por lo general, en el momento en que la persona acude al médico, la espinilla ya duele al tacto.

    Para que estas molestias desaparezcan, el corredor debe dejar de correr temporalmente y practicar otro tipo de ejercicios. Son útiles los ejercicios para estirar los músculos de la espinilla. Una vez que los músculos anteriores de la pierna comienzan a sanar, los ejercicios de estiramiento y los ejercicios con un cubo de asa pueden realizarse en 3 series de 10 movimientos en días alternos.

    LOS DOLORES POSTEROMEDIALES

    Afectan a los músculos de la cara posterior e interna (medial) de la tibia (los responsables de levantar el talón justo antes de que los dedos del pie se aparten del suelo). Este tipo de afección suele ser el resultado de correr sobre pistas inclinadas o calles con desniveles y puede agravarse debido a la rotación excesiva del pie hacia dentro, o por el uso de zapatillas de deporte inadecuadas para prevenir tal rotación durante la carrera.

    El dolor producido por este tipo de lesión comienza habitualmente en el lado interno de la parte inferior de la pierna, aproximadamente entre 1 y 20 centímetros por encima del tobillo, y empeora cuando el corredor se para sobre los dedos o gira el tobillo hacia dentro. Si la persona sigue corriendo, el dolor llega incluso a la parte interna del tobillo, pudiendo extenderse por la espinilla hasta unos 5 o 10 centímetros de la rodilla. La gravedad del dolor aumenta a medida que la lesión va afectando a los músculos de la tibia. Al principio, sólo se inflaman y duelen los tendones del músculo, pero si la persona sigue corriendo, pueden resultar afectados incluso los músculos. Finalmente, la tensión sobre el tendón inflamado puede hacer que se desgarre a nivel de su unión con el hueso, causando hemorragia y mayor inflamación. En ocasiones, también se desgarra la parte de la tibia que está unida al tendón.

    El tratamiento principal consiste en dejar de correr y hacer otro tipo de ejercicios hasta que pase el dolor. Las zapatillas de deporte con talón rígido (la parte posterior del calzado) y los soportes especiales para el arco pueden resguardar el pie de una rotación excesiva. Evitar correr sobre superficies inclinadas puede ayudar a prevenir la recidiva de los dolores. Se recomienda la práctica de ejercicios de estiramiento de los músculos lesionados. En casos más graves, en los que se desgarra un fragmento del hueso de la tibia, puede estar indicada una intervención quirúrgica para fijarlo. Después de la cirugía, el paciente evitará correr durante largo tiempo. Algunos casos que no respondían a otros tratamientos se han curado con una terapia experimental, consistente en la inyección diaria de calcitonina (una hormona que forma el tejido óseo) o alendronato (un fármaco que retrasa la pérdida ósea) administrado por vía oral; pero tampoco es una terapia definitiva y segura, simplemente experimental.

    Recogiendo información de otros post y ahondando un poco más sobre:

    La caída del arco plantar, hecho que se produce con frecuencia cuando se lleva mucho tiempo corriendo, conviene empezar diciendo que:

    En un individuo de pie, el peso corporal gravita sobre el cinturón pélvico y a través del mismo se transmite a las piernas por medio de las cuales llega a los dos pies, de forma tal que en una posición erecta estática y simétrica, cada pie recibe exactamente la mitad del peso corporal sobre el hueso astrágalo, que es el que se encarga de repartir las presiones.

    Por ejemplo en un sujeto de 60 kg. de peso, cada pie recibirá una carga de 30 kg., de los cuales 15 kg. se descargarán sobre el talón y los otros 15 kg. sobre la punta de los pies (5 de los cuales van sobre el primer metatarsiano -dedo gordo- y 2,5 kg. sobre la cabeza distal de cada uno de los 4 metatarsianos restantes). Ahora bien, durante la carrera y el salto, la sobrecarga de la masa corporal se transmite al piso a través de la punta de los pies, siendo la carga que ésta soporta, como consecuencia del momento de inercia, equivalente a varias veces del peso corporal.

    Cualquier descompensación del juego coordinado de la musculatura propia del tobillo y el pie, restará eficiencia a la acción de éste como palanca final de impulso en todos los gestos de traslación, deslizamiento, empuje y salto. Las dos causas principales del debilitamiento funcional de los pies son:

    1-La inmovilización de las articulaciones propias de los mismos como consecuencia del uso del calzado inadecuado.

    2-El sometimiento de esas mismas articulaciones a sobrecargas para las cuales su estructura de sostén no ha sido previamente preparada.

    Por todo esto es imprescindible un adecuado trabajo de fortalecimiento de base, antes de iniciar un progresivo y racional entrenamiento de la carrera y saltos.

    Con la caída del arco plantar los pies se hacen más flexibles y fácilmente se comprimen al soportar el peso de la persona, puesto que la musculatura y ligamentos del pie y la pierna y los ligamentos que definen el tobillo son débiles. Generalmente se ha observado una relación entre los atletas con pies planos en posición estática y la manifestación de algún grado de sobrepronación durante la carrera.

    En los adultos, las plantillas persiguen descargar los puntos o zonas dolorosas el pie. El tratamiento es tan solo paliativo y sintomático: calmar el dolor o la sensación de cansancio.

    Puedes ver como deben hacerse las plantillas, en esta página

    Síndrome compartimental

    Cómo se puede prevenir?

    Dentro de las medidas para tener en consideración, se encuentran:
    La utilización de un buen calzado deportivo, preferiblemente con mecanismos de amortiguación.
    Evitar la utilización de vendajes demasiado apretados en las piernas durante la práctica deportiva.

    Mantener una disciplina en cuanto a los estiramientos musculares antes y después de la actividad física. Lo que permitirá un estiramiento del tejido fibroso e inelástico llamado fascia, dándole mayor espacio al músculo para desplazarse.

    Si haces deporte de contacto: Evitar los choque, utilizando un equipo protector de alta calidad como las canilleras del balompié.
    En caso de lesiones agudas por accidentes o traumas directos, lo ideal si la persona no presenta sangrado o fractura es evitar cualquier tipo de vendaje compresivo y elevar la pierna.

    La utilización de vendas calientes o hielo es bastante controvertido, hasta el momento.
    Tomando las precauciones necesarias las posibilidades de sufrir un síndrome compartimental serán mucho menores.

    ¿Qué complicaciones pueden presentarse?

    En algunos casos cuando el tratamiento no es oportuno, los músculos comprometidos pueden sufrir de necrosis, es decir las fibras musculares mueren, lo que generaría deficiencias en los movimientos correspondientes; además, la muerte de las fibras libera una proteína llamada mioglobina sustancia tóxica para el riñón.

    Sin embargo, la utilización del equipo adecuado, la práctica de ejercicios de calentamiento y el estirar los diferentes grupos musculares, como también el no excederse en el esfuerzo, serán medidas suficientes para evitar el síndrome compartimental de la pierna.

    De manera característica, el dolor se presenta cuando el músculo que corre a través del compartimento se mueve en forma pasiva. Por ejemplo, cuando existe el síndrome compartimental en el pie o en la parte inferior de la pierna y el médico mueve los dedos de los pies del paciente hacia arriba y hacia abajo, el paciente experimenta un dolor severo. La piel que recubre el compartimento se presenta brillante y tensamente hinchada, como puedes ver en este enlace y también se presenta dolor al presionar el compartimento.

    La prueba con la que definitivamente se diagnostica esta condición involucra la medición directa de la presión en el compartimento insertando una aguja que está pegada a un medidor de presión en el compartimento. Cuando la presión en el compartimento es superior a 45 mmHg o cuando está dentro de los 30 mmHg de la presión sanguínea diastólica (el número más bajo de la presión sanguínea), entonces se hace el diagnóstico. Cuando se sospecha la existencia del síndrome compartimental crónico, la prueba se debe realizar inmediatamente después de realizar la actividad que ocasionó el dolor.

    El tratamiento tanto para el síndrome compartimental agudo como para el crónico es generalmente la intervención quirúrgica, practicando incisiones largas en la fascia con el fin de liberar la presión acumulada en el interior, como puedes ver aquí, las heridas generalmente se dejan abiertas (cubiertas con un apósito estéril) y se cierran durante una segunda cirugía, generalmente de 48 a 72 horas más tarde.

    El tratamiento incluye el reposo deportivo, estiramiento de los músculos de la pantorrilla y fortalecimiento de los músculos del compartimiento anterior después de su curación, realizando el ejercicio del asa de cubo a días alternos. En cuanto a cremas o geles (mejor geles fríos, de la nevera), están los heparinoides: Menavén gel, Trombocid y los antiinflamatorios: Aspitopic, Fastum, Traumel. Los dos primeros para descongestionar vascularmente la zona y los otros 3 como antiinflamatorios o moduladores de la inflamación (Traumel)

    Ejercicio para fortalecer el músculo tibial, lo puedes ver aquí, en el número 10.

    O bien hacer lo mismo con un cubo:
    1. Enrollas una toalla alrededor del asa de un cubo de agua vacío.
    2. Siéntate en una mesa lo suficientemente alta para evitar que los pies lleguen al suelo.
    3. Coloca el asa del cubo sobre la parte frontal del zapato.
    4. Levantas lentamente la parte frontal del pie flexionando el tobillo y después extiéndelo ligeramente. Haz este ejercicio 10 veces seguido de unos segundos de descanso, y después dos series más de 10.
    5. Para aumentar la resistencia, añade agua al cubo, pero no demasiada, para que el ejercicio no produzca dolor.

    Tienes esta página relacionada con la periostitis.

    En esta ten cuidado con el escalón. No dejes echar todo el peso del cuerpo porque puedes estresar el tendón de Aquiles y gemelos.


  4. #4
    Fecha de ingreso
    10 jun, 01
    Ubicación
    , , .
    Mensajes
    8.133
    De sumo interés para el corredor, por lo conflictiva de la zona, es la que localiza el dolor en:

    La unión músculo-tendinosa

    El dolor que muestra esta imagen, (por donde toca la mano) y que en el caso de que se trate del sóleo tiene su distribución refleja dolorosa en varios puntos, como podéis ver en este esquema y si son los gemelos, en este otro, es una señal que tenemos que respetar por ser esta “zona crítica” bastante delicada al corredor.

    Los músculos gastronemios (o gemelos) se unen al sóleo en su porción distal para insertarse en el calcáneo formando el denominado Tendón de Aquiles. Los músculos gastronemios tienen la particularidad de ser biarticulares, es decir que sobrepasan dos articulaciones (la rodilla y el tobillo). La disposición de este grupo muscular bajo una extrema y rápida contracción excéntrica (rodilla en extensión y tobillo en dorsiflexión) produce una sobrecarga de distracción, la cuál ha sido referida como causante de la disfunción del tendón.

    En las áreas medias del tendón (lejos de sus sitios de inserción distal), éste rota internamente antes de llegar al hueso, es decir, que las fibras más posteriores se vuelven externas

    El pie pronado ejerce una fuerza rotacional interna a la tibia, mientras que la rodilla ejerce una fuerza de rotación externa a la tibia, por lo tanto, durante la fase media de apoyo el pie queda pronado por un período relativo durante el ciclo de la marcha. Así, mientras el pie queda pronado excesivamente, va ocurriendo extensión progresiva de la rodilla y el tendón de Aquiles sumará una fuerza inusual secundaria a estas fuerzas rotacionales contrarias. El sobre-entrenamiento lleva a una fatiga de los músculos de la pantorrilla con depleción del glicógeno almacenado y con un estiramiento excesivo se producirán microrupturas del tendón.

    La trasferencia coordinada de una fuerza desde el músculo al tendón puede ser imperfecta, particularmente en actividades de alta velocidad. Las lesiones tendinosas, pueden entonces ser debidas a un sobreentrenamiento de la unidad musculotendinosa en un individuo acondicionado pobremente, más que a un proceso patológico subyacente del tendón. Además, los tendones parecen almacenar energía durante la contracción, la cual es liberada durante el estiramiento. Sin embargo, la energía que no puede ser reutilizada se disipa como calor dentro del tendón y esta temperatura en el área central del tendón puede alcanzar hasta 45° Celsius. Esta temperatura alta, suele destruir la población de fibroblastos, generando una zona central de necrosis, que puede ser observada histológicamente.

    Los factores que pueden conllevar a un fenómeno o situación de desacondicionamiento, o de sobreentrenamiento, son:

    Sobreuso
    Distancias excesivas de trabajo deportivo. Técnicas inadecuadas de entrenamiento. Uso de elementos deportivos inadecuados (calzado).

    Aspectos Anatómicos Pobre flexibilidad de los gastro-sóleos. Pie pronado.

    El origen degenerativo se basa en los hallazgos encontrados en estudios de especímenes que muestran cambios degenerativos en tendones previamente asintomáticos46. La edad incrementa este proceso de degeneración, al igual que el nivel de actividad desempeñado.

    Las lesiones musculares pueden ser causadas por uno o varios factores, entre ellos por un programa inadecuado de calentamiento, insuficiente flexibilidad y fuerza muscular, mala coordinación, fatiga o un retorno prematuro a la actividad deportiva después de una rehabilitación tras una lesión.

    Para evitar estos problemas lo ideal es efectuar ejercicios de calentamiento durante 10 a 15 minutos antes de comenzar a correr. Esto permite que la temperatura intramuscular ascienda lo suficiente y se prepare a los músculos para el ejercicio físico. A continuación, se deberán efectuar minuciosas sesiones de estiramientos de unos 30 a 60 segundos para estirar los grupos musculares más importantes. Estos ejercicios de estiramientos deben ser estáticos, evitando en todo momento saltar cuando se los efectúa.

    Las lesiones musculares se pueden prevenir de la siguiente manera:

    - Pretemporada: Se debe planificar un amplio programa de acondicionamiento físico.

    - Calentamiento: Obligatoriamente antes de correr.

    Ejercicios de estiramientos para gemelos y sóleo, para aumentar la flexibilidad de los músculos.

    - Estos músculos están acortados cuando no se pueden realizar los 10 a 15º de flexión dorsal del pie sobre una rodilla extendida, como podéis ver aquí.

    - Fortalecimiento de los músculos que se ejercitan más.

    - Alimentación adecuada, sin olvidar beber agua, por lo importante que es para el deportista.

    - Tras una lesión se deberá acudir a un programas de rehabilitación con un preparador físico o con un fisioterapeuta. Después de la finalización de la intervención terapéutica indicada, el atleta estará en condición de retornar a su antiguo nivel de juego, sin riesgo de repetir las lesiones

    EL DOLOR MUSCULAR DE INICIO RETARDADO

    Es una entidad que se suele presentar en personas no entrenadas para el ejercicio físico intenso. Se caracteriza por dolor de aparición progresiva, 48-72 horas después del ejercicio, que desaparece a los 5-7 días. La creatinquinasa (CPK) puede hallarse elevada en suero, por lo que algunos autores consideran que la rabdomiolisis (destrucción de fibras musculares) post ejercicio es una forma severa de este síndrome.

    En la Resonancia Magnética los músculos dolorosos presentan una señal alterada en la unión musculotendinosa o en la inserción fascial. La señal muscular se normaliza con el tiempo, aunque puede persistir alterada hasta 80 días después del inicio.

    Este dolor se debe a dos razones: porque la fibra muscular es débil y no es capaz de sostener el nivel de ejercicio, o bien porque se realiza un trabajo muscular, cuando se está desentrenado y la fibra no es capaz de aguantarlo.

    El dolor que caracteriza a las agujetas es producido por la rotura celular: "Los elementos citoplasmáticos se vierten al exterior. Estos tienen una serie de iones de calcio y de potasio que son elementos irritantes y muy álgicos (dolorosos), lo que pone en marcha un mecanismo de inflamación que llega a su punto máximo entre las 24 y las 48 horas".

    Las zonas más afectadas por este dolor son las uniones musculares y los tendones cerca de las articulaciones: "Esto se debe a que la zona musculotendinosa es donde existen más fibras musculares débiles y más tensión". Las agujetas logran acabar con las fibras débiles. Las que consiguen superar la presión se van haciendo más fuertes.

    Cuando un deportista baja su nivel de entrenamiento muchas fibras musculares se atrofian, y en el momento en que comienza a entrenar, las partes atrofiadas más débiles se rompen: "solamente se hace una selección de las mejores. Como tenemos millones de fibras en cada músculo, no hay problema".

    LAS AGUJETAS son parte de un proceso de adaptación. Lo único que se puede hacer para evitarlas es empezar a realizar el ejercicio de una manera progresiva. Los deportistas saben que si se pasan en el inicio de la temporada, tanto en energía como en intensidad, van a perder dos o tres días de entrenamiento más tarde".

    El frío es una manera de bajar la inflamación, pero no sólo de las agujetas; "es una medida de higiene deportiva de cualquier área lesionada o que se ha sobretrabajado. En muchas ocasiones basta con administrar agua fría".

    Si el deportista ya padece agujetas, el único modo de intentar evitarlas es continuar haciendo ejercicio con los mismos movimientos que han provocado el daño, pero con una carga mucho más baja.

    Un poco de historia: El nombre español de agujetas proviene de la idea popular de que este fenómeno se produce por la cristalización del ácido láctico del músculo que ha trabajado intensamente. Estos cristales se clavarían en el músculo como agujas al ponerlo en movimiento. La práctica de ejercicio liviano disminuye la percepción del dolor, lo que hacía pensar que el lactato se licuaba por el efecto térmico del calor. Esta teoría es falsa por completo, ya que "el ácido láctico no se cristaliza a temperatura corporal, ni a 5 grados bajo cero, y nadie lo ha podido ver en ese estado en una biopsia muscular".

    Para la recuperación de esta lesión lo mejor es una buena alimentación: "Lo que se consigue con una nutrición aceptable es prevenir que el músculo se lesione. Para evitar el daño, el consumo debe ser anterior al ejercicio".

  5. #5
    Fecha de ingreso
    02 nov, 04
    Ubicación
    España, Madrid, Spain.
    Mensajes
    321
    MENUDA REENTRÉ MR. GARABITAS, TE HAS GANADO A PULSO EL APELATIVO DE CIBERCATEDRÁTICO DEL ATLETA.

    QUE MARAVILLA DE EXPOSICIÓN, TODO UN LUJO, HAS CONSEGUIDO LA DIFÍCIL PAPELETA DE CONJUGAR RIGOR CIENTÍFICO CON SENCILLEZ EN LA EXPOSICIÓN.

    ENHORABUENA DE CORAZÓN.
    Dr. Foot

  6. #6
    Fecha de ingreso
    10 jun, 01
    Ubicación
    , , .
    Mensajes
    8.133
    Angel, los demás también te leemos y personalmente tengo una carpeta con el título “Dr Foot” en donde recojo tus intervenciones y las de Podosevilla para hacer uso de ellas en alguna de mis respuestas.

    Espero que sirvan para evitar lesiones todas nuestras aportaciones. En ello estamos y seguimos.

  7. #7
    Fecha de ingreso
    28 may, 01
    Ubicación
    .
    Mensajes
    403
    Andaba buscando información sobre una lesión que tiene mi padre, que al incrementar un poco más el entranamiento le duele la parte interna de la tibia, por este dolor cada vez más intenso tuvo que dejar de correr hace unos meses y ahora al volver y al correr algo más de tiempo ha vuelto a aparecer. Hacia bastante tiempo que no entraba en el foro y he encontrado este tema. Muchas gracias Paco, eres el mejor. Un saludo.

  8. #8
    Fecha de ingreso
    10 jun, 01
    Ubicación
    , , .
    Mensajes
    8.133
    Muchas gracias Alva. Espero que mejore tu padre.

    Subo el tema para Javil.

  9. #9
    Fecha de ingreso
    16 jun, 05
    Ubicación
    Madrid, Madrid, Spain.
    Mensajes
    2.597
    Subo el tema para esas nuevas preguntas
    Eva

    "Quiero ganar, pero si no lo consigo, déjame ser valiente en el intento." (Special Olympics)

  10. #10
    Fecha de ingreso
    11 nov, 04
    Ubicación
    ESPAÑA, ALICANTE, Spain.
    Mensajes
    1.230
    Me alegra haber encontrado esta página, porque ahora mismo tengo una lesión, supongo que es el sóleo, por las indicaciones gráficas que aporta Garabitas. Esto fue hace cuatro días haciendo unas series cuando me dió un latigazo que me obligó a parar (ya lo veía yo venier, tonto de mí). No hubo signos de hematoma interno, sólo un dolor soportable al tocar la zona en cuestión o en el movimiento de estiramiento cuando alargas el paso o subes unas escaleras. Tampoco hubo inflamación importante, sino más bien una pantorrilla menos definida muscularmente. He estado estos días a base de hielo y traumeel y me ha ido bien, desapareciendo las molestias. Anoche hice, después de tres días un trote de 30´ sin forzar para probar puesto que me notaba bastante mejor, y acabé sin molestias, y mi sensación es que el músculo se encontraba mejor en caliente que en frío. Mi pregunta es ¿debo seguir aplicando hielo y traumeel? En vista de este primer contacto, ¿sería arriesgado seguir realizando algun trote suave?

    Gracias por las respuestas.

  11. #11
    Fecha de ingreso
    10 jun, 01
    Ubicación
    , , .
    Mensajes
    8.133
    Jae, pienso que lo prudente es seguir trotando y escuchando al cuerpo sus sensaciones. Si notases algo de molestias vuelve al frío y Traumel, junto con el reposo y sobre las series espera hasta tener la seguridad de que todo ha pasado.

  12. #12
    Fecha de ingreso
    27 sep, 06
    Ubicación
    Pachuca, Hidalgo, Mexico.
    Mensajes
    3
    Buenas tardes, Barabiras veo que eres un experto en esto de las lesiones, quisiera hacete una pregunta, el domingo pasado tuve una lesion en la parte posterior del muslo, un desgarre, el primer dia no podia caminar, el segundo ya podia caminar aunque con un poco de dolor, el dia de hoy ya puedo caminar sin dolor solo cuando hago algun movimiento brusco, mi pregunta es la siguiente, debo de iniciar la rehabilitacion o tengo que dejar pasar mas dias, que ejercicios me recomiendas.
    de antemano te doy las gracias

  13. #13
    Fecha de ingreso
    27 sep, 06
    Ubicación
    Pachuca, Hidalgo, Mexico.
    Mensajes
    3
    perdon quise escribir Garabitas

  14. #14
    Fecha de ingreso
    10 jun, 01
    Ubicación
    , , .
    Mensajes
    8.133
    Ivanjuro, aquí tienes información sobre tu problema.

  15. #15
    Fecha de ingreso
    27 sep, 06
    Ubicación
    Pachuca, Hidalgo, Mexico.
    Mensajes
    3
    Gracias Garabitas

  16. hola garabitas (o a cualquier aportación, ke siempre será bien recibida y agradecida)), si no te importa te consultaré un asuntillo relativo al temilla. Tengo una pequeña molestia en la zona del tendón dakiles próxima al tobillo interior, surgida tras una carrera urbana de 11 kms en agosto. Solo me molesta un poco después de correr pero no he kerido forzar por no degenerar en lesión, dado lo conflictiva ke es la zona. El fisio me ha dixo ke es una paratendinitis ([:0][:0][:0])me ha estado tratando pero me huele a engañifa. Crees ke podría seguir hasta ke se me pasara (con hielo, traumeel,etc) o ser prudente y estarme kietecito un tiempo??? SALUDOS Y GRACIAS A TODOS

  17. hola,perdonad ke vuelva a insistir, pero necesito ayuda al respecto. pongo de nuevo el mensa "hola garabitas (o a cualquier aportación, ke siempre será bien recibida y agradecida)), si no te importa te consultaré un asuntillo relativo al temilla. Tengo una pequeña molestia en la zona del tendón dakiles próxima al tobillo interior, surgida tras una carrera urbana de 11 kms en agosto. Solo me molesta un poco después de correr pero no he kerido forzar por no degenerar en lesión, dado lo conflictiva ke es la zona. El fisio me ha dixo ke es una paratendinitis ()me ha estado tratando pero me huele a engañifa. Crees ke podría seguir hasta ke se me pasara (con hielo, traumeel,etc) o ser prudente y estarme kietecito un tiempo??? SALUDOS Y GRACIAS A TODOS"

  18. #18
    Fecha de ingreso
    13 feb, 04
    Ubicación
    españa, to, Virgin Islands (United Kingdom).
    Mensajes
    4.745
    Dios mio, ahora que conozco mas, segura que las sufriré.

    Gracias Mr G.
    Hadhmed ramasy unja jaluf 3:30 (Hadhmed tiene un gorrino que corre a 3:30) , LA REVISTA DEL RUNNING IRANÍ

  19. #19
    Fecha de ingreso
    10 jun, 01
    Ubicación
    , , .
    Mensajes
    8.133
    Jesús, ante la posibilidad de que pueda estar implicado un tendón que pasa por la parte interna del tobillo (el del tibial posterior) y que está cerca del tendón de Aquiles, abro el tema para que la gente pueda identificarse con el, en caso de molestias.

  20. #20
    Fecha de ingreso
    10 jun, 01
    Ubicación
    , , .
    Mensajes
    8.133
    Tendinitis del Tibial posterior

    Si al hacer esta exploración tienes dolor y si el dolor se distribuye por esta zona, puede que estemos ante una tendinitis del tibial posterior, en donde, como podéis ver aquí, el tendón se dirige hacia el dedo gordo.

    La tendinitis tibial posterior (TTP) es una inflamación del tendón posterior de la tibia y su cubierta. Esto afecta este tendón que va por dentro desde el tobillo hasta el arco del pie.

    Los tendones son cordones fibrosos que conectan los músculos con los huesos. El tendón posterior de la tibia ayuda a mantener el arco del pie y se utiliza para voltear el pie hacia dentro (el término médico para esto es (inversión) y para ayudar a flexionarlos (flexión plantar) una lesión en este tendón causa una pérdida en el funcionamiento, afectando principalmente la flexión que realiza el pie al caminar o al correr.

    Lo podemos ver aquí pegado al hueso de la tibia y en el pieen esta imagen, en la que se ve su trayecto.

    Esta lesión es llamada a menudo un “pie plano adquirido de adulto” porque es el tipo de pie plano más común que se desarrolla en la madurez. Si bien esta enfermedad por lo general se da en un solo pie, algunas personas pueden desarrollarla en ambos pies. La tendinitis por lo general es progresiva, lo que significa que continuará empeorando, especialmente si no es tratada prontamente.

    Causas

    El exceso de uso del tendón tibial posterior es la causa más frecuente de la PTTD. De hecho, los síntomas habitualmente se presentan después de realizar actividades en las que está involucrado el tendón, tales como correr, caminar, caminar a campo traviesa, o subir escaleras.

    Pronación. que consiste en caminar con la parte interna del pie. Caminar de esta manera afecta el esfuerzo normal de los pies, lastima el arco y el tobillo se inclina hacia adentro. Para compensar, los músculos trabajan más fuerte y se cansan. Esto puede llevar a una inflamación crónica del tendón. Por mucho tiempo, esto puede causar que el tendón se deteriore, se encoja, y que se pueda romper completamente. Sí esto sucede, el pie se aplana. Esta condición.
    Envejecimiento
    Inflamación Crónica, asociada con artritis reumatoide u otras enfermedades artriticas.

    Síntomas

    Los síntomas de la TTP pueden incluir dolor, hinchazón, aplanamiento del arco del pie, y el doblado del tobillo hacia dentro. A medida que la enfermedad progresa, los síntomas cambiarán. Por ejemplo:
    Cuando la TTP se desarrolla inicialmente, por lo general hay dolor en la parte interna del pie y del tobillo (a lo largo del tendón). Adicionalmente, el área puede estar enrojecida, caliente, e hinchada.

    Luego, a medida que el arco empieza a aplanarse, puede seguir sintiendo dolor en la parte interna del pie y del tobillo. Pero en este punto, el pie y los dedos de los pies empiezan a curvarse hacia fuera y el tobillo se dobla hacia dentro. Imagen

    A medida que la TTP va progresando, el arco se aplana aún más y el dolor a menudo pasa al lado externo del pie, debajo del tobillo. El tendón se ha deteriorado considerablemente y con frecuencia se desarrolla artritis en el pie. En los casos más severos, también puede desarrollarse artritis en el tobillo.

    Diagnóstico

    Viene dado por los síntomas e historial médico además de realizar una exploración física, poniendo atención especial en el pie. La tendinitis tibial posterior puede ser difícil de diagnosticar debido a que el dolor en el tobillo y pie puede ser debido a muchas causas.

    El doctor tratará de sentir el tendón a través de la piel y notar cómo se mueve el pie y soporta resistencia a movimientos hacia adelante. Observará el pie desde atrás y de un lado para ver lo plano que tiene el arco. Podría también pedirle que trate de pararse en la bola del pie.

    Las pruebas podrían incluir:

    Rayos X - una prueba que usa radicación para tomar imágenes de estructuras del interior del cuerpo, en este caso el pie y la pierna.
    Imagen de Resonancia Magnética - una prueba que usa ondas magnéticas para tomar imágenes del interior del cuerpo, en este caso observando el tendón tibial posterior.

    Tratamiento

    Los objetivos del tratamiento son:
    Prevenir la pronación del pie
    Disminuir la inflamación y prevenir el deterioro del tendón
    Podría ser canalizado a un especialista ortopédico. El tratamiento temprano y la corrección de la causa adyacente mejora el pronóstico.

    El tratamiento podría incluir:
    Reposo
    Vendar el pie; algunas personas necesitan un yeso o soporte
    Medicamentos anti-inflamatorios no esteroideos (AINES)
    La inyección de cortisona en el tendón (?) aunque inyecciones múltiples pueden causar dañar posteriormente al tendón
    Fisioterapia. La terapia de ultrasonido y los ejercicios pueden ayudar a rehabilitar el tendón y el músculo después de la inmovilización
    Modificaciones a los zapatos. Su cirujano de pie y de tobillo puede aconsejarle hacer cambios en sus zapatos y le puede suministrar unas plantillas especiales diseñadas para mejorar el soporte del arco.
    Cirugía para reparar el tendón

    Intervenciones del Tibial posterior

    En los casos de TTP que han avanzado sustancialmente o que no se han mejorado con tratamiento no quirúrgico, puede ser necesario recurrir a la cirugía. Para algunos casos avanzados, la cirugía puede ser la única opción. El tratamiento quirúrgico incluye la reparación del tendón, la realineación de los huesos del pie, o ambas. El cirujano de pie y de tobillo determinará cuál es la mejor solución para su caso específico.

    Para que sirva de testimonio hacia los demás, dejo una serie de enlaces e imágenes, con el fin de que algún corredor pueda identificarse con este problema.

    Entre las intervenciones están las:

    Tenosinovectomía: En este procedimiento, el cirujano limpia y quita cualquier tejido fino inflamado que rodea el tendón.

    Osteotomía: Este procedimiento cambia la alineación del hueso del talón (calcáneo). El cirujano puede tener a veces que quitar una porción del hueso.

    Transferencia del tendón: Este procedimiento utiliza algunas fibras de otro tendón (el flexor largo del dedo, que ayuda a la curva los dedos del pie) para reparar el tendón tibial posterior dañado.

    Hay, incluso otros procedimientos, como la artrodesis, por la cual se sueldan dos o más huesos, eliminando por supuesto el movimiento al empalmar estos huesos. Es el precio que se paga cuando se adopta esta medida.

    Imagen en la que se incide sobre el tendón.

    Como podéis ver en el pie plano, hay talón en valgo, arco bajo, con frecuencia abducción y supinación del antepié. La articulación subastragalina frecuentemente está hiperpronada con la carga y puede estarlo aún más con la marcha.

    Es necesario distinguir entre unos pies planos flexibles y rígidos pidiendo al paciente que se ponga de puntillas para ver si reaparece el arco y el talón se desplaza en varo. Posteriormente el paciente se mantiene de puntillas sobre un sólo pie para ver si hay insuficiencia del tibial posterior. El signo de "demasiados dedos" demuestra la abducción del antepié. Manipular la articulación subastragalina para identificar un retropié rígido, lo que sugiere artritis o una coalición tarsiana. Excluir una causa neurológica con la exploración pertinente.

    Aquí puedes ver, con un poco de paciencia hasta que carga la página, la Ruptura del tendón tibial posterior

    En la rotura del tibial posterior derecho: el retropié permanece en valgo al permanecer de puntillas, es lo que se llama "talones en ráfaga"

    Y aquí las distintas formas de la lesión.

    Test de puntillas sobre un sólo pie: el paciente no puede levantar el talón del suelo: rotura del tibial posterior

    Observa la diferencia en la posición del cuboides (o navicular) en esta imagen con respecto a esta otra

    El hueso navicular (o escafoides) es un componente estructural dominante en la formación del arco del pie. Cuando este hueso está en la posición apropiada, se mantiene el arco. Sin embargo, si este hueso se mueve de la posición, hacia el fondo del pie (superficie plantar), entonces el arco comienza a ceder y a desaparecer. Mientras que ocurre esto, el corredor desarrolla una deformidad del pie, denominada “flatfoot” o pie plano.

    El tendón tibial posterior es esencial para el funcionamiento normal del pie manteniendo el hueso navicular en la posición apropiada. Estando así pues, el arco del pie es mantenido. Sin embargo, si el tendón tibial posterior no puede funcionar correctamente, el hueso navicular comienza a caer, el arco cae y una deformidad del pie plano comienza a convertirse. Cuando ocurre esto, el pie puede desarrollar dolor con el cojinete del peso.

    Más información sobre este problema, aquí.


  21. #21
    Fecha de ingreso
    02 dic, 03
    Ubicación
    España, Madrid.
    Mensajes
    693
    Gracias por estas aportaciones.
    Saludos, Fernando

  22. #22
    Fecha de ingreso
    10 jun, 01
    Ubicación
    , , .
    Mensajes
    8.133
    Gemelos hinchados y dormidos

    Antes de nombrar otras causas, habría que valorar la posibilidad de que hubiera una insuficiencia venosa, la cual se produce cuando las venas de las extremidades inferiores no son capaces de devolver al corazón toda la sangre que les llega al ritmo y a la velocidad adecuada lo que produce cierto estancamiento.

    La hinchazón de las piernas, que puede afectar a cualquier persona si permanece de pie por mucho tiempo, obedece a un desequilibrio del intercambio normal de líquidos entre el espacio intracapilar e intersticial en los miembros inferiores. Este intercambio es el resultado de dos presiones que actúan en dirección contraria: la hidrostática y la oncótica. La primera, que es intravascular, empuja el líquido contra las paredes finas de los capilares; la segunda lo atrae hacia el espacio intracapilar.

    Varias causas alteran este mecanismo de intercambio de líquidos. Entre las más benignas se encuentran las várices, o insuficiencia de las válvulas que impulsan la sangre hacia el corazón. Al acumularse la sangre en las piernas, la presión hidrostática dentro del lecho capilar aumenta hasta tal grado que supera la presión oncótica, y ello obliga al líquido a salir por las paredes de los capilares y a acumularse en los tejidos intersticiales.

    También puede producirse, un exceso de presión hidrostática por insuficiencia cardíaca congestiva, que es la causa más frecuente de hinchazón de las piernas. En este caso, la sangre se estanca en los miembros inferiores porque el corazón no tiene fuerza para impulsarla adecuadamente. Otra causa frecuente de hinchazón de miembros inferiores es la reducción de la presión oncótica por hipoalbuminemia de origen nutricional, hepático, renal o intestinal. Sin la acción hidrofílica de la albúmina, el líquido intravascular se escapa hacia el espacio intersticial.

    Cuando todo esto ocurre aparecen también unos síntomas claros como son; dolor, hormigueo, calambres, varices, hinchazón de pies y tobillos, pesadez, arañas vasculares y ulceras varicosas.

    Entre las causas de pesadez, se pueden citar:

    El estar mucho tiempo sentada en el trabajo.
    Tomar sal en exceso.
    Llevar mallas para correr que aprieten en la cintura (la semana pasada un amigo nuestro llegó a tener hasta dolor de pies por este motivo)
    Transportar cargas pesadas
    Comer más de lo normal (ojo estas Navidades)
    Excesos en consumo de: alcohol, café , té , dulces y grasas.
    Falta de estiramientos

    Posibles soluciones:

    Estirar varias veces al día. Los nadadores veo que lo hacen, incluso antes de meterse en la piscina.
    Beber más de dos litros de agua al día
    Caminar al menos una media hora diaria. En tu caso, esto sobra.
    Poner en alto las piernas durante un rato al final de la jornada.
    Usar medias especiales para el descanso.
    Utilizar un reposa pies cuando estés trabajando frente al ordenador
    Terminar el aseo diario con duchas frías en las piernas con movimientos de abajo hacia arriba.
    Es conveniente dormir con las piernas ligeramente elevadas.

    Conviene realizar ejercicios diarios para mejorar la circulación sanguínea.

    Ejercicios que han de realizarse tumbado. Es mejor hacerlos en la cama un poco antes de levantarse o acostarse.

    1. Separación de piernas. Levantar las piernas extendidas, separarlas y volverlas a juntar. Realizarlo de 10 a 15 veces.

    2. Movimiento de pedaleo. Mover alternativamente las piernas con movimientos energéticos. Ha de realizarse de 15 a 20 veces.

    3. Giro de piernas con estas levantadas y extendidas. Efectuar movimientos rotatorios en un sentido y otro al menos 10 veces.

    4. Movimientos de los dedos de los pies con las piernas levantadas y extendidas. Flexionar y extender alternativamente los dedos de los pies. Efectuarlo hasta 20 veces.

    Ejercicios que han de realizarse sentado. Separar y juntar las puntas de los pies. Por otro lado balancear sucesivamente las puntas de los pies y los talones.

    Ejercicios que han de realizarse de pie. Andar sobre las extremidad de los talones y ponerse de puntillas.

    Entre uno y otro ejercicio es conveniente desentumecer la musculatura mediante ligeras sacudidas de las piernas.

    Gemelos y pies dormidos

    Al margen de patologías no deportivas, se puede hablar de las causas comunes que afectan a los corredores en este sentido.

    Algunos corredores se han quejado de estos mismos síntomas por el simple hecho de llevar unas mallas, de las que llegan casi hasta la rodilla, tipo bermudas. El motivo de la queja era que sentían una sensación extraña en la contracción del cuádriceps, como si se interrumpiese la misma, probablemente debido a la presión que ejercía. Posteriormente, he leído que a veces rodilleras, musleras y todo lo que interrumpa la circulación y la contracción /relajación que requiere el músculo puede ser motivo de molestias en este sentido.

    Si recordáis en el Tour, la diferencia entre Ullrich y Armstrong en una subida de montaña era que, el primero la hacía sentado, con la inclinación correspondiente, mientras Armstrong se ponía de pie de vez en cuando. Pues bien, la compresión que las arterias iliacas de Ullrich sufría en esa posición redundaba en su esfuerzo negativamente, ya que comprometía seriamente la circulación en los miembros inferiores, mientras Armstrong con el balanceo de su cuerpo en movimiento, facilitaba la irrigación de los miembros inferiores.

    Con esto quiero decir, y lo he podido comprobar en algún otro corredor, que cualquier vestimenta (mallas, calcetines) que obstruya la circulación de retorno puede ocasionar dolores hasta en el pie, ya que la 2ª bomba tendrá más problemas en lanzar la sangre hacia arriba. Por supuesto, una mala técnica de carrera, zapatillas gastadas que dejen de amortiguar, correr “sentado” sin enderezar el cuerpo, medio encorvado, mirando al suelo, la falta de Potasio (íntimamente relacionado con el metabolismo celular, el equilibrio de los ácidos, las síntesis de las proteínas y glúcidos y el sistema de transmisión neuromuscular.
    Este mineral tiene la capacidad de mantener la presión normal en el interior y en exterior de las células. Ayuda a mantener un ritmo cardiaco adecuado y una presión arterial normal. La carencia de este mineral puede producir debilidad muscular, fatiga, mareo y confusión).

    Por supuesto, no hablo del tabaco, porque supongo que no fumaréis, ya que la acción nociva del tabaco en las extremidades inferiores está demostrado que ocasiona problemas muy serios en algunas personas, como sucede en la tromboangeitis obliterante.

    Otras posibles causas:

    El 90% de los casos de lumbalgia se atribuyen a alteraciones mecánicas de estructuras vertebrales, en la mayoría de carácter inespecífico (lumbalgia mecánica o inespecífica).
    La lumbalgia mecánica se atribuye a alteraciones estructurales o sobrecarga funcional o postural de los elementos que forman la columna lumbar (pilar anterior vertebral, pilar posterior vertebral, ligamentos y musculatura paravertebral). A pesar de que estas alteraciones pueden estar implicadas en el origen de una lumbalgia, no existe una correlación clara entre la clínica referida por el paciente y la alteración anatómica hallada por las técnicas de imagen.
    Puede aparecer dolor en la región lateral de la espalda o glúteos, incluso dolor y parestesias (sensación de hormigueo) en miembros inferiores, sin clara distribución.

    Y por qué no, el calentamiento, también tiene su espacio e importancia aquí: su efecto beneficioso sobre el rendimiento se debe en gran parte al aumento que produce en la temperatura corporal. Sobre todo, en la temperatura de los propios músculos. Al calentarse éstos, se dilatan sus vasos sanguíneos, facilitando la llegada de oxígeno y nutrientes a las células (fibras) musculares. Los músculos se vuelven menos rígidos -se dice que disminuye su resistencia viscosa-, lo que permite al deportista contraerlos más rápido y con menor esfuerzo. Además, el impulso nervioso, que es la orden proveniente del sistema nervioso para que se contraigan las fibras, viaja a mayor velocidad.

    Al aumentar la temperatura muscular, se acelera la reacción química que permite a la hemoglobina, la proteína que transporta el oxígeno por la sangre y que viaja protegida dentro de los glóbulos rojos, soltar oxígeno a las fibras musculares. Este efecto es de gran importancia puesto que en deportistas de elite, la sangre circula tan rápido que a la hemoglobina apenas le queda tiempo para liberar oxígeno a las fibras musculares. Con el calentamiento también se aceleran otras reacciones químicas. Sobre todo, las llamadas reacciones metabólicas, que son las que permiten a los músculos obtener energía para contraerse.

    Ejercicios

    La mejor manera de darle forma a las pantorrillas es trabajándolas desde todos los ángulos posibles. Sus poderosos músculos gemelos (gastrocnemios) son los más solicitados para la marcha, la carrera y el salto, y accionan principalmente durante las flexiones y extensiones del pie.

    Los ejercicios para esta zona, además de contribuir a la estética de las piernas afinando los tobillos y mejorando su aspecto anatómico, sirven fundamentalmente para estimular la circulación sanguínea ya que las contracciones que provocan comprimen los canales venosos profundos favoreciendo el retorno de la sangre impura al corazón. Al evitar de esta forma el estancamiento hemático, previene el engrosamiento, la pesadez, las várices...

    Apoyándote en el asiento de una silla, con los pies separados 15 cm. y las puntas hacia adelante, eleva los talones todo lo más que puedas hasta quedar sostenido únicamente sobre los dedos. Luego: a) sube y baja las veces indicadas con los pies paralelos, b) sin detenerte repite los mismo con los talones juntos, y c) inmediatamente vuelve a repetir con las puntas juntas y los talones separados.

    Aquí, tenéis el ejercicio.


  23. #23
    Fecha de ingreso
    10 jun, 01
    Ubicación
    , , .
    Mensajes
    8.133
    Subo el tema para todos los que andáis con los gemelos y sóleos tocados.

  24. #24
    Fecha de ingreso
    30 oct, 05
    Ubicación
    , , .
    Mensajes
    127
    Quería haceros una consulta sobre el tema que estais tratando.
    La zona que me duele es la parte lateral de la pierna derecha, entre el gemelo y la tibia, en su parte media-superior (sin llegar a la rodilla). Cuando paso los dedos noto como si tuviera una cuerda dura, y ni los estiramientos me sirven. Creo que es el peroneo largo. Sabeis algo de esta lesión?

  25. #25
    Fecha de ingreso
    30 oct, 05
    Ubicación
    , , .
    Mensajes
    127
    Garabitas sabes algo de esto, sobre el peroneo largo?

  26. #26
    Fecha de ingreso
    10 jun, 01
    Ubicación
    , , .
    Mensajes
    8.133
    ARC, todo lo que tengo sobre peroneos lo tienes en el segundo tema de este enlace

  27. #27
    Fecha de ingreso
    30 oct, 05
    Ubicación
    , , .
    Mensajes
    127
    Gracias Garabitas.
    Una consulta sin querer ser pesado;
    un exceso de corrección de la pronación que padezco, ¿puede producir que me afecte, y por tanto se me inflame, el peroneo largo?
    El problema es que soy pronador, y salgo de la zancada apoyándome sobre el radio del dedo gordo, lo que me producía una "periostitis del tibial anterior". Al intentar corregirlo con plantillas ortopédicas ahora me duele el peroneo largo. Y si me quito las plantillas y utilizo para correr las zapatillas antipronación de siempre (mizuno renegade)ahora también me duele el peroneo.
    (todo ello en la pierna derecha)

  28. #28
    Fecha de ingreso
    02 nov, 04
    Ubicación
    España, Madrid, Spain.
    Mensajes
    321
    Efectivamente es posible que un exceso de correción produzca una sobrecarga o tendinitis de los peroneos, al alargar el trayecto de los mismos. Normalmente no es por exceso de correción, sino por hacer trabajar a los peroneos en una situación distinta, también más alargada, pero en cualquier caso no dudes en hacerte revisar las plantillas.
    Dr. Foot

  29. #29
    Fecha de ingreso
    30 oct, 05
    Ubicación
    , , .
    Mensajes
    127
    Gracias Dr. Foot. Ahora estoy en ello, a ver si me las aciertan, ya que veo que tengo un pie derecho algo difícil.
    Llega un momento en que no sabes si es mejor llevar plantillas, o dejarlo e intentar corregir con unas zapatillas adecuadas, pero los problemas son dos:
    1º las zapas corrigen mientras entrenas, pero cuando estás en el trabajo (bastantes horas de pie, por cierto)o te vas a hacer senderismo a la montaña, y llevas tus botas de montaña (sin corrección de pronación, o sólo un poco) le estas metiendo mucha tralla al pie que poco a poco se va cargando y cuando vas a correr ya vas cargadito.
    2º Otra es ser pronador de los que se van de delante, o sea que salgo apoyando sobre el radio del dedo gordo del pie derecho (justo detrás del dedo gordo), acción esta que creo que es mas difícil de corregir sólo con unas zapas adecuadas. (pero que si no llevo esas zapas o unas plantillas pues periostitis del tibial posterior).

  30. #30
    Fecha de ingreso
    13 ene, 05
    Ubicación
    España, Madrid, .
    Mensajes
    9.033
    Que bueno este tema, deberia estar siempre al inicio como referencia.

Página 1 de 4 123 ... ÚltimoÚltimo

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •