Amigos de la marcha: casi al anochecer, mientras estaba en Cáceres con algunos de mis atletinas en el autonómico absoluto de pista, recibí una llamada de mi atleta veterana,Macarena Uriol, la madre de Álvaro Martín, para darme la feliz nueva de que nuestro ÁLVARO, había conseguido la mínima para el mundial absoluto a celebrar en Agosto en Moscú an la Challenge Mundial de LA CORUÑA.
Alegría inmensa y desbordante por las circunstancias que atravesaba el llerenense: retirado en Milán y descalificado en Dudince y vilipendiado en redes sociales por un marchador(¿ ¿ ) que sin saber que lo habían descalificado, echaba veneno por esa boquita que Dios le dio…
Álvaro necesitaba personalmente reafirmarse a si mismo… Yo sabía de los buenísimos entrenos por José A. Quintana, su entrenador. También de la necesidad de que hiciese una buena marca, para su confianza…El llerenense heredó de sus padres la tranquilidad y sosiego de su padre Rafa. De su madre, la intrepidez y el hablar muy clarito... Creo que en semanas posteriores, hizo lo adecuado, callar y entrenar y olvidarse de contestar a ese, voy a ser indulgente, INDOCUMENTADO.
Álvaro, desde mi punto de vista, al hacer en Lugano la pasa da temporada, con DIECISIETE AÑOS AÚN, la mínima olímpica, además de una gran alegría, se cargó de una gran responsabilidad. Incluso, en este deporte tan minoritario, se convirtió en alguien mediático.Aún es junior y tiene un recorrido de atleta inmenso.
Horas de reflexión. Conociéndolo como lo conozco, seguro que le han hecho meditar mucho… Sin embargo, tiene la suerte de tener a su alrededor un entrenador que sabe llevarlo adecuadamente y un grupo que es una piña, y en ese grupo, un atleta ya curtido en mil batallas, que ejerce su papel increíblemente( repito la mente) y beneficiosamente para él y para todo el grupo.
¡ QUÉ ESTOY MUY CONTENTO ¡
Besitos.